Esto de los Blogs es fantástico, porque uno puede perder el tiempo escribiendo de lo que le dé la gana. Hoy voy a hacer una incursión en la autocomplacencia, merced a un cruce de correo-e que he tenido con un nuevo amigo profesor de esto de las clásicas en Elche.

Recuerdo (haber leído) que Antifonte, en cierta ocasión, dijo a Sócrates que sus enseñanzas no valían nada, en el doble sentido, es decir, que no valían nada porque no cobraba por ellas y que, entonces, no valían nada, es decir, que no tenían ningún valor. En efecto, uno no regala su propia casa, sino que la vende por dinero, en la idea de que vale algo. Evidentemente Antifonte era un sofista -cobraba por enseñar- y Sócrates un filósofo -lo que hoy diríamos, un "panoli", es decir, el que regala cosas por las que podría realmente forrarse-.

Sócrates le contestó lo siguiente -lo represento y lo recreo-: mira, Antifonte, en los tiempos que corren todo el mundo lo vende todo, hasta los cuerpos. A éstos los llamamos prostitutos. Pues con los profes, lo mismito de lo mismo: al que vende sus conocimientos lo podemos llamar un prostituto -comentario: traducimos "prostituto", pero creo que no quedaría nada mal decir "putos" o "putas"; no creo que sea necesario traducir la palabra griega "pornous" con un eufemismo-. Los que venden sus conocimientos están obligados a enseñar aquello por lo que les pagan -dijo Sócrates-. Pero yo que no cobro por mis enseñanzas puedo enseñar lo que me da la real gana. Además, me siento satisfecho cuando nos sentamos, cogemos los libros de los antiguos, los releemos y comentamos y, así, profundizamos en nuestra amistad.

Pues bien, queridos lectores (hoy habéis sido 200 y pico de muy diversos países), mi nuevo amigo de Elche me da las gracias por ofrecer mis apuntes gratis. Y esto es lo que me ha recordado la conversación de Antifonte y Sócrates, recogida por Jenofonte en Memorables I 6 (el pasaje en el que se compara la enseñanza remunerada con la prostitución está a partir del párrafo 13 -cito de memoria, de modo que si me equivoco me disculpáis-). Queridos AMIGOS: me ha asaltado la duda de que al darlos gratis podáis pensar que no valen nada.

A esto os diré que los apuntes de griego que cuelgo en mi página web http://departamentodegriegoiesmariaenriquez.org son los mismitos que doy a mis amadísimos/as alumnos/as, es decir, a aquellos por cuya educación cobro religiosamente todos los meses y mantengo a mi familia, por si a alguien le cabían dudas. En todo caso, aquél que sepa leer bien, valorará como se merece mi trabajo. Y yo me contentaré con ganar, de vosotros que me visitáis, vuestra amistad y confianza.

Pero, ahá!!, como todo no es gratis, os voy a informar de algunas cosas mías (poquillas, que no disponemos de mucho tiempo para trabajar) por las que podríais pagar, (solo las) relacionadas con el dichoso Antifonte que hoy nos ocupa (por favor, por una vez que me cito a mí mismo no penséis que soy de uno de esos que todos conocemos y cuyo nombre queremos olvidar... pero no olvidamos -y hacemos bien en no olvidar-...):

    1. LIBRO: Antifont. Testimonis i Fragments. Introducció, text grec revisat, traducció i notes d'Alvar F. Ortola i Guixot, Barcelona 2005, Fundació Bernat Metge, ISBN de la edición en tapas duras y tela 84-7225-862-9, ISBN de la edición rústica o paperback 84-7225-861-0. Pedidos a la Fundació: Tno +34.933100244.
    2. ARTÍCULOS:
      1. "Retórica y sofística: la cuestión antifontea desde el punto de vista lingüístico", Emerita LXXI, 2 (2003), 259-276.
      2. "Educación y Sofística en los Fragmentos de Antifonte". Actas del I Simposio Internacional Escuela y Literatura en la Grecia Antigua. Salamanca, 17-19 de noviembre de 2004. En prensa. Sale pronto en un volumen publicado en Italia.
      3. "Antifonte: sofista y científico". Estudios Clásicos, en prensa. Sale en el próximo número de la Sociedad. Resultado de una comunicación en el Simposio sobre "Ciencia y tecnología en el mundo antiguo", organizado por la SEEC y celebrado en los locales de la Fundación Pastor en Madrid, los dias 21 y 22 de octubre de 2005.
Y si no queréis leerme a mí, os voy a recomendar dos libros estupendos sobre el tema de Antifonte:

1. G. J. Pendrick, Antiphon The Sophist: The Fragments, Cambridge Classical Texts and Commentaries 39, Cambridge UP 2002. Libro que se interpuso en la preparación del mío, considerablemente bueno, pero con el que discrepo en algunos puntos de interpretación.
2. Y el de mi admirado M. Gagarin, Antiphon the Athenian. Oratory, Law and Justice in the Age of the Sophists, University of Texas Press 2002, que también leí con sumo gusto y coincidí en muchos puntos, y me ayudó en mi trabajo.

Y si os he aburrido, pues cerrad vuestro navegador e id a otra cosa mejor....